Si cuentas con una base de datos en donde no estás muy seguro(a) de si todos los correos electrónicos son de calidad, lo mejor es que consideres los siguientes pasos para evitar una mala reputación email o que incluso acarrees problemas legales serios.

¿Por donde iniciar para lograr una base de datos de calidad para tu marca?

En principio, lo recomendable es que hagas una limpieza de la base de datos antes de cargarla a tu sistema de envíos.

Por ejemplo, con las exigencias de la personalización email hoy en día, lo más recomendable es que des de baja todo aquel correo que no tenga un nombre relacionado, pues de lo contrario cualquier esfuerzo con códigos de personalización será en vano (y seguramente, no provocarás ni una apertura con ese correo, ni mucho menos una acción).

Aunado a lo anterior, es importante que verifiques dentro de todas las columnas y filas de tu base de datos email que no existan correos con redacciones atípicas (por ejemplo, que les falte la arroba); también puedes hacerte con algunos servicios digitales, que te ayudan a comprobar y verificar tu lista de correos electrónicos antes de que la montes hacia tu plataforma de email marketing.

Montando la base datos en el sistema de envíos

Ya teniendo «lista» tu base de datos, el siguiente paso sería cargarla a tu sistema de email marketing para poder hacer los primeros envíos.

Tengo que recordarte en este punto que aunque ya has filtrado bastantes «datos inútiles«, cabe la posibilidad aún, incluso después de verificarlos en ciertas plataformas, que los correos con los que te has quedado para ejercer el envío puedan ya no existir o ser cuentas email desahuciadas, lo cual eventualmente te derivaría en rebotes («bounces», cómo se les suele decir en el argot del email marketing).

Hasta este punto, debes saber que existen rebotes suaves y rebotes duros (soft bounces y hard bounces). Los primeros son entregas fallidas a cuentas que si bien existen, pueden no estar recibiendo correos electrónico (en muchos casos esto se debe a que el almacenamiento de dicha cuenta está a tope); mientras que en el segundo caso, los rebotes se dan porque las cuentas ya no existen o están mal escritas.

Es justo con los rebotes duros en donde debes tener mucho cuidado con el envío. Una tasa muy alta de rebotes duros puede afectar la reputación de tu lista de envíos y, en algunos casos, tu plataforma de envíos puede penalizarte al identificarte como una posible cuenta SPAM (de hecho, lo anterior es justamente el riesgo principal de hacer un envío a una base de datos en donde no se tiene la certeza de la calidad de los correos).

Un segundo opt-in para mayor seguridad y calidad

Contemplando el riesgo asociado, una apuesta más inteligente es que en tu newsletter integres alguna llamada a la acción que lleve al usuario a una página de destino para hacer un nuevo opt-in o proceso de suscripción (claro, todo esto en función del objetivo de la campaña y de tu industria).

Con esto podrás ir cuadrando una nueva lista, que a priori estará «limpia» y será más fiel a tus objetivos de comunicación de marca, pues los usuarios que hayan atravesado el proceso estarán bien conscientes de que han consolidado la entrega de su información ante tu marca (o la de tu cliente, si trabajas en una agencia), derivando así en una base de datos de calidad.

En todo caso, debes de saber que existen empresas que pueden prestarte este tipo de servicios, rentándote bases de datos con usuarios que están 100% de acuerdo en recibir comunicaciones promocionales, encuestas y otro tipo de newsletters de marcas a las cuáles nunca se han suscrito realmente.

En cualquiera de los casos, lo importante es que vayas limpiando tu lista de envíos hasta consolidar esa base de datos de calidad que tanto estás buscando, optimizada y para un uso recurrente. Espero esta explicación te haya servido, si tienes dudas tan sólo contáctanos y te asesoramos, ¿Vale?

Imagen: Pixabay
Suscríbete a nuestra newsletter He leído y acepto la política de privacidad

¡Contacta con nosotros!




He leído y acepto la política de privacidad

¿Qué empresa trata sus datos? MITTUM Marketing Relacional S.L.
¿Por qué tratamos los datos que le pedimos? Tratamos sus datos para poder prestarle nuestros servicios y enviarle información sobre nuestros productos y servicios.
¿Cuál es la legitimación para este tratamiento de sus datos? Estos datos son necesarios para llevar a cabo la prestación de los servicios que haya solicitado a través del Sitio Web.
¿Se van a hacer cesiones o transferencias con sus datos? No, sus datos no serán objeto de cesiones a terceras empresas.
¿Se utilizarán sus datos para hacer perfilados o segmentaciones? MITTUM Marketing Relacional S.L. podrá utilizar técnicas de profiling para poder ofrecerle publicidad acorde con sus intereses.
¿Tiene dudas? Tanto si tiene alguna, o sugerencia, como si quiere darse de baja póngase en contacto con nosotros enviando un email a la siguiente dirección: hola@mvtechs.net