Como ya te hemos dicho en algunas otras ocasiones, en el Email Marketing existen dos tipologías diferentes de rebotes: los rebotes blandos y los rebotes duros. Pero, antes de comenzar a explicar qué implica cada uno de ellos, deberemos refrescar en cuanto a la definición pura y dura de rebote: entendemos como rebote el momento en el que el servidor de correo de un destinatario nos devuelve el correo que terminar de enviar, notificándonos que no puede ser entregado por alguna razones. Dichas razones, en función de su gravedad, son las que podemos clasificar como duras o blandas. Hoy, hablaremos del peligro que conlleva ignorar las primeras: las que generan rebotes duros.

Rebotes duros Vs. rebotes blandos, en Email Marketing

  • Rebotes blandos:

Podemos definir un rebote blando como ese mensaje que llega hasta el servidor del correo electrónico de nuestro destinatario pero que, por alguna razón, es rebotado antes de que llegue a ser entregado y, por ende, leído, dificultándonos el éxito a la hora de entrar en contacto con nuestro cliente y, por tanto, empeorando nuestros datos y KPIs de campaña.

Las razones que pueden generar un rebote blando son, por ejemplo, que el buzón del destinatario al que estamos intentando hacer entrega del mensaje está llena y no caben más emails, que el servidor ha sufrido na caída o que el mensaje sea demasiado grande y es es la razón de su rebote. Un dato importante a tener en cuenta es que, cuando un correo electrónico es rebote hasta en 5 ocasiones, sin ninguna actividad rasteable, normalmente se cataloga automáticamente como un rebote duro.

  • Rebotes duros:

Por su parte, los rebotes duros son, también, aquellas ocasiones en las que un correo electrónico es devuelto, sin llegar al destinatario, su entrega es permanentemente imposible de llevarse a cabo.

Las causas que, normalmente, incentivan a este tipo de rebotes son las de direcciones de correo electrónico no válidas (por ejemplo, nombre de dominio no existente, errores o erratas en la escritura, cambio de dirección, etc, etc.) o que el servidor del destinatario ha bloqueado, conscientemente, tu servidor.

¿Por qué deberíamos preocuparnos por los rebotes duros?

Mientras que la generación de rebotes blandos es algo, normalmente, no preocupante, y más aún cuando por ejemplo se genera en ocasiones en las que las bandejas de entradas de nuestros destinatarios están llenas o completas, los rebotes duros sí que deberían llamar nuestra atención y tratar de que nos detengamos a estudiar y analizar cómo podemos hacer para evitar que el resultado de esta tasa crezca.

Normalmente, tener un alto nivel de rebote significa que tienes un montón de direcciones de correo electrónico no existentes en tu base de datos, lo que puede llevarnos a entender que no estamos trabajando de manera rutinaria y consciente en el aseo e higiene de nuestra base de datos: es decir, no estamos realizando mantenimientos de la misma, tal y como siempre te recomendamos hacer.

En el peor de los casos, que no es justamente que tengas direcciones inexistentes, sino que nos hayan directamente bloqueado, deberíamos preocuparnos, y mucho. Porque algo está fallando, en ese caso, en la comunicación que estamos haciendo desde nuestra marca.

¿Cómo evitar las tasas de rebote duro?

Hay algunos consejos que, desde MIttum, queremos darte para que puedas prevenir, suavizar o, incluso, eliminar, la tasa de rebote duro que están generando en tus campañas, y que, como te decíamos, no es un dato sumamente positivo y, de hecho, tiene que preocuparte.

Coge papel y boli, porque allá vamos:

  • Mantén tus bases de datos completamente limpias. Aséalas. Revísalas.
  • Limpia y borra aquellos correos electrónicos que no sean reales, eliminándolas directamente (porque éstas te están generando, directamente, rebotes duros)
  • Coordinado y establécelo de forma automática.
  • Asegúrate de que tu tasa de rebote duro nunca supera el 1%. Y, si lo hace, sigue trabajando duro para bajarla o eliminarla por completo.
  • Utiliza el procedimiento Double Opt-In a la hora de añadir nuevos destinatarios a tu base de datos.

Si no sabes bien cómo coordinar eso, recuerda que existen múltiples herramientas de Email Marketing que pueden ayudarte a gestionar de manera adecuada tus envíos de emailing.

Suscríbete a nuestra newsletter He leído y acepto la política de privacidad

¡Contacta con nosotros!




He leído y acepto la política de privacidad

¿Qué empresa trata sus datos? MITTUM Marketing Relacional S.L.
¿Por qué tratamos los datos que le pedimos? Tratamos sus datos para poder prestarle nuestros servicios y enviarle información sobre nuestros productos y servicios.
¿Cuál es la legitimación para este tratamiento de sus datos? Estos datos son necesarios para llevar a cabo la prestación de los servicios que haya solicitado a través del Sitio Web.
¿Se van a hacer cesiones o transferencias con sus datos? No, sus datos no serán objeto de cesiones a terceras empresas.
¿Se utilizarán sus datos para hacer perfilados o segmentaciones? MITTUM Marketing Relacional S.L. podrá utilizar técnicas de profiling para poder ofrecerle publicidad acorde con sus intereses.
¿Tiene dudas? Tanto si tiene alguna, o sugerencia, como si quiere darse de baja póngase en contacto con nosotros enviando un email a la siguiente dirección: hola@mvtechs.net