Podemos definir una newsletter como ese correo electrónico del que se sirve el Email Marketing para impactar a los consumidores con información editorial y/o comercial. Con independencia absoluta del tipo de información que la marca quiera comunicar -ya sea, como decíamos, de tipo editorial o comercial-, el objetivo de la newsletter no es otro que el de captar la atención del usuario receptor logrando que entre en la bandeja de entrada de su correo electrónico y haga clic sobre el mensaje que acabamos de enviarle. Sin duda, ese «clic» se puede, metafóricamente, comparar con ese momento en el que una persona nos abre la puerta de su casa para darnos la oportunidad de conocernos y empezar a entablar una relación basada, fundamentalmente, en la confianza y valor añadido.

Bien, una vez dicho eso, es necesario que, si tu objetivo también es «entrar a la casa» de esas personas a las que quieres conocer y que te conozcan más, lo primero que debemos saber es cómo hacer esa aproximación o acercamiento de una manera correcta y adecuada. En nuestro caso, sería saber cómo funciona una newsletter.

De esta manera, en nuestro artículo de hoy empezaremos por el principio.

¿Cuáles son los elementos que componen una newsletter?

  • La línea de asunto

En primer lugar, aunque no más importante (ya que, como siempre te decimos, en el Email Marketing todos los elementos son exactamente igual de importantes, siendo necesario un equilibrio entre todos ellos), encontramos el asunto. El asunto debe, fundamentalmente, ser llamativo y atrapar al consumidor, llamando su atención, con una frase rápida, corta y al grano. Una frase que, a golpe de pista, éstos lean y que les llame tanto la atención que quieran seguir leyendo más para informarse, haciendo clic en el email; fomentando así un aumento en la tasa de apertura y logrando estar un poquito más cerca del objetivo final de la campaña, que posiblemente sea uno de tipo comercial.

  • El contenido de texto interior

En segundo lugar, hablamos del contenido del interior que debe componer la newsletter. Este, al igual que sucede con la línea de asunto, ha de ser directo, claro y conciso. Nada de marear al usuario con grandes bloques de texto corrido que, seguramente, no leerá. Y, en el caso de que sí lo haga, hará que pierda poco a poco interés porque, lo más seguro es que hubieses podido contarle todo eso de manera mucho más breve.

  • El diseño de la newsletter

Por otro lado, encontramos el diseño, que siempre ha de ir en línea con la esencia de marca de tu negocio. Es decir, si tu negocio es señorial, serio y enfocado, por ejemplo, a un target adulto, deberás ser coherente con ello y con la manera en la que te comuniques -visualmente- con tus usuarios. Además, dentro del propio diseño, debemos hacer mención al contenido audiovisual; ese que cada vez está tomando más y más fuerza. Y, es que, por ejemplo, los vídeos son un elemento súper efectivo para los usuarios, ya que de una manera interactiva, que no aburre y que entretiene, podemos mostrar aquella información que requiere de interés. Además de los vídeos, cada día es más común -también- contar con otros elementos como GIFs, infografías, etc.

  • La llamada a la acción

En cuanto a la llamada a la acción, no nos cansaremos nunca de decírtelo: trata de que, en tu newsletter, solamente exista un único botón o CTA. Normalmente, cuando el usuario cuenta con muchos botones dentro de una newsletter, al final no sabe exactamente aquello que debe hacer. Por esto, te recomendamos que, además de contar con contenido de texto breve, en donde destaquen las negritas (para que el usuario, leyendo en diagonal tu mensaje, entienda qué le estás queriendo decir), también vea únicamente un CTA con un texto directo y conciso.

  • La información corporativa

Y, por último -pero no por ello menos importante-, encontramos la información corporativa de la empresa; esa información que, en última instancia, debe estar presente ya que, entre otras cosas, transmite bastante seguridad, confianza y tranquilidad por parte del usuario receptor que esta leyendo el mensaje y que, seguramente (o ese, al menos, es el objetivo) termine realizando una acción. Esa acción, querido amigo, has de saber que solamente la va a realizar si confía plenamente en tu marca.

  • Y, ahora… ¡a personalizar los envíos!

Una vez definido qué es una newsletter y cuales son sus principales características, es momento de pasar a otro aspecto sumamente importante, como es la personalización de la misma. Para informarte sobre todo lo que tiene que ver con ésta, haz clic aquí.

¡Nos vemos a la próximo, e-marketer!

Suscríbete a nuestra newsletter He leído y acepto la política de privacidad

¡Contacta con nosotros!




He leído y acepto la política de privacidad

¿Qué empresa trata sus datos? MITTUM Marketing Relacional S.L.
¿Por qué tratamos los datos que le pedimos? Tratamos sus datos para poder prestarle nuestros servicios y enviarle información sobre nuestros productos y servicios.
¿Cuál es la legitimación para este tratamiento de sus datos? Estos datos son necesarios para llevar a cabo la prestación de los servicios que haya solicitado a través del Sitio Web.
¿Se van a hacer cesiones o transferencias con sus datos? No, sus datos no serán objeto de cesiones a terceras empresas.
¿Se utilizarán sus datos para hacer perfilados o segmentaciones? MITTUM Marketing Relacional S.L. podrá utilizar técnicas de profiling para poder ofrecerle publicidad acorde con sus intereses.
¿Tiene dudas? Tanto si tiene alguna, o sugerencia, como si quiere darse de baja póngase en contacto con nosotros enviando un email a la siguiente dirección: hola@mvtechs.net