Cuando hablamos de deliverability (entregabilidad) nos estamos refiriendo, como ya sabemos, a la capacidad de que los correos electrónicos que enviamos en nuestras campañas de Email Marketing lleguen de manera efectiva a las bandejas de entrada de las direcciones de nuestros suscriptores, evitando -así- el fatal y tan temido destino hacia las bandejas de correo no deseado o SPAM.

La entregabilidad de los correos electrónicos, has de saber, no se basa en ninguna regla mágica ni de oro que fundamente y garantice su entrega, sino únicamente en cuidar cada uno de los factores que afectan a la entrega y envío de los correos electrónicos, y que pueden abarcar desde el software de envío, la reputación de la marca, los filtros antispam o el contenido como tal del mensaje, entre muchos otros aspectos.

De esta manera, la entregabilidad se convierte en un concepto clave que se debe resolver para experimentar el éxito en los resultados y, por ende, en la tasa de apertura y datos de conversión.

Para lograr el éxito creemos firmemente que puede ayudar, en gran medida, conocer los mitos que intervienen en su desarrollo, por eso, en esta ocasión, queremos mostrarte algunos de ellos.

Mitos de entregabilidad en el Email Marketing

Cuantas más direcciones IP para enviar tus emails tengas, mejor

Este mito surge, sin duda, de la idea -para muchos firme- de que cuantas más direcciones de IP utilices para enviar tus correos electrónicos, menor será el riesgo de cualquier impacto negativo. Pero, no obstante, algo debemos tener claro: sin duda alguna, el impacto negativo no lo va a generar directamente una relación de IP, sino el contenido y aquella información que tú envíes a través de esa dirección IP. Por ejemplo, imaginemos que estamos recurriendo a la compra de bases de datos que no nos han autorizado directamente el envío de contenidos. En ese caso, la dirección IP se vería negativa e indirectamente afectada, pero sin duda el foco fundamental de ese impacto será la mala praxis en la legalidad de tus bases de datos.

Evitar caer en SPAM resolverá todos tus problemas

¡Obviamente que no! Si ya has experimentado en tu propia marca lo que es caer en la bandeja de correo no deseado o SPAM, el siguiente paso no es evitar todas las trampas y obstáculos que te lleven nuevamente ahí, porque de esta manera estás tapando un problema, pero no solucionándolo.

Aquí, la solución real en la que debes focalizarte es en analizar el foco del problema; que podrá ser, desde unos enlaces sospechosos, un contenido ilegítimo, un fallo en tu dirección IP, etc, etc etc.

Con segmentar correctamente nuestro público será suficiente

Por supuesto que es cierto que segmentar adecuadamente a tu público objetivo es algo esencial en una campaña de Email Marketing, ya que ello conlleva a que la tasa de apertura sea mayor. Pero, ¡no te confundas! no es suficiente únicamente con eso.

Segmentar adecuadamente es uno de los numerosos eslabones de la cadena que has de superar exitosamente para que la entregabilidad sea correcta, pero -sin duda- no es el único.

Imagina que tienes estupendamente bien segmentada tu base de datos y conoces a la perfección a tu público objetivo, pero, sin embargo, envías un contenido fuera de lugar, cuentas con una base de datos con poca higiene, o eliges una hora del día en la que tu público, por muy afín que sea a tu marca, es imposible que preste atención a tu mensaje, entonces: ¡de nada servirá que hayas segmentado correctamente a tu público!

Recuerda siempre que existen multitud de factores que has de marcar en verde.

Una vez que hayas logrado una alta tasa de entregabilidad en una campaña, ya tienes todo hecho

¡Falso! Muy falso. La entregabilidad es un tema que debe vigilarse constantemente, no solamente cuando se avecinan problemas.

En muchas ocasiones, las empresas cuentan con herramientas de apoyo, control y métricas únicamente en los momentos en los que creen que sus envíos pueden estar amenazados por un mal deliverability, sin embargo, no es así. Todas las empresas deben tener una postura proactiva con respecto a los problemas, y, de esta manera, es importante que en todo momento se haga uso de herramientas y servicios de apoyo que, entre muchas otras cosas, nos permitan anticiparnos a los posibles problemas que nos puedan acechar.

En resumen, los 4 mitos anteriores podrán ayudarte a la hora de lograr una mayor tasa de entregabilidad, pero, no obstante, aunque creas que lo tienes todo controlado, nunca está de más que -de manera más o menos constante- verifiques que tus envíos y tu marca no se encuentran en ninguna blacklist. Para hacerlo puedes recurrir a distintas herramientas o plataformas, como Mittum por ejemplo, que te ayudará con todos los aspectos de entregabilidad posibles.

Porque, recuerda: la entregabilidad del Email Marketing es el primer paso para lograr la efectividad de las campañas.

¡Ánimo y hasta la próxima!

 

Suscríbete a nuestra newsletter He leído y acepto la política de privacidad

¡Contacta con nosotros!




He leído y acepto la política de privacidad

¿Qué empresa trata sus datos? MITTUM Marketing Relacional S.L.
¿Por qué tratamos los datos que le pedimos? Tratamos sus datos para poder prestarle nuestros servicios y enviarle información sobre nuestros productos y servicios.
¿Cuál es la legitimación para este tratamiento de sus datos? Estos datos son necesarios para llevar a cabo la prestación de los servicios que haya solicitado a través del Sitio Web.
¿Se van a hacer cesiones o transferencias con sus datos? No, sus datos no serán objeto de cesiones a terceras empresas.
¿Se utilizarán sus datos para hacer perfilados o segmentaciones? MITTUM Marketing Relacional S.L. podrá utilizar técnicas de profiling para poder ofrecerle publicidad acorde con sus intereses.
¿Tiene dudas? Tanto si tiene alguna, o sugerencia, como si quiere darse de baja póngase en contacto con nosotros enviando un email a la siguiente dirección: hola@mvtechs.net