Contamos con la certeza absoluta de que el Email Marketing es una técnica útil, práctica y con un gran retorno de inversión. Y, por si fuera poco, también resulta económica para las empresas.

A diferencia de hace algunos años, cuando hablar de correos electrónicos masivos se consideraba como algo intrusivo para el usuario, viéndose como una técnica que estaba destinada a desaparecer, lo cierto es que los hechos nos han dado la razón, y sí: el Email Marketing está más vivo que nunca, y se está empleando y utilizando más en nuestros días que en cualquier otro momento de la historia.

No obstante, a pesar de eso, hay algo que no podemos olvidar, y es que -a pesar de que hoy en día es el usuario el que nos da su propio consentimiento para ser contactado, aceptando recibir comunicados de nuestra marca -porque, evidentemente, algún tipo de interés en ella tiene-, no podemos olvidar que existen ciertas reglas no escritas, que cualquier experto en Email Marketing debería conocer, para evitar a toda costa caer en ellas, y que el usuario se sienta molesto al recibir un comunicado digital.

Por tanto, en este artículo vamos a hablarte de qué es aquello que no deberías hacer en tus envíos de Email Marketing, si lo que quieres es mantener una comunidad fiel e interesada en tu marca. Y, por supuesto, seguir viéndola crecer.

Qué deberíamos evitar en nuestros envíos de Email Marketing

1.- Exceso/falta de personalización

Ya decían nuestras abuelos que los extremos nunca fueron buenos… ¡y cuánta razón! En el Email Marketing es estrictamente necesario encontrar el equilibrio perfecto en cuestiones de personalización. Es decir, a los usuarios les molesta demasiado cuando una marca envía una newsletter o emailing a toda una base por igual, sin importar si aquello que está comunicando se corresponde con sus intereses, y hablando a todos con el mismo tono; como si solamente fueran un número más en su base de datos.

Pero, al igual que sucede en ese extremo, también sucede en el opuesto. Y, es que, cuando nos pasamos demasiado a la hora de personalizar un email, podemos incluso asustar al propio usuario; que se sentirá intimidado por todo aquello que conocemos de él. O si no, haz memoria: ¿te acuerdas, hace unos meses, como empezó a cuchichearse entre los usuarios que los terminales móviles escuchaban sus conversaciones, y luego les mostraban publicidad de aquello de lo que previamente habían hablado? ¿A ti no te asustaba y te sentías intimidado, pensando en cómo de controlado te tenían las marcas? Pues en el caso del Email Marketing sucede lo mismo.

Por tanto, nuestra recomendación es que te esfuerces en encontrar el equilibrio perfecto a la hora de personalizar tus mensajes.

2.- Mala ubicación/visibilidad del CTA

En este blog tenemos más de un artículo destinado a hablar de cómo y dónde debe ubicarse un CTA para que su resultado sea el más eficaz posible. No obstante, en cualquier caso, has de saber que la mala visibilidad del CTA echa bastante para atrás al usuario a la hora de realizar cualquier tipo de interacción con tu marca. Evidentemente, también debemos destacar cómo de molesto puede sentirse cuando hace clic en un CTA, y le dirige a un portal o site que nada tiene que ver con el que el usuario creía. Por tanto, con el CTA debemos actuar -como siempre decimos- de una manera directa, visible y transparente.

3.- Mala/poca segmentación

Imaginémonos la siguiente situación: un usuario masculino de aproximadamente unos 50 años, que está suscrito a una marca especializada en productos de higiene y cuidado personal (pongamos, un laboratorio), y que normalmente comunica sus novedades de productos a través del Email Marketing. Bien, pensemos en que este laboratorio crea una nueva barra de labios con efecto reparador, que está causando furor entre las influencers más seguidas por las Centennials. Bien, ¿qué crees que pensará nuestro usuario -masculino y de 50 años- cuando reciba un comunicado en donde le ofreces comprar de manera directa una barra de labios para que se sienta igual de sexy que su influencer favorita? ¿No crees que deberíamos pensarlo mejor antes de enviar según qué tipo de contenido?

4.- Exceso de texto

Normalmente, un usuario estándar -por llamarlo de alguna manera-, que está suscrito a varias newsletters de diferentes marcas al mismo tiempo, y que además atiende sus mensajes personales en esa misma cuenta de correo, cuando accede a ella echa -de primeras- un vistazo rápido a todos los mensajes que tiene en su bandeja de entrada. Si tienes la gran suerte de que hace clic y abre tu mensaje, porque -evidentemente- habrás dado en el clavo con la línea de asunto, lo que éste espera es que, siguiendo esa misma tónica de «echar un vistazo rápido» pueda enterarse de aquello que quieres comunicarle. Por tanto, cuando se da este escenario, y el usuario abre un mensaje y ve una cantidad abrumadora de palabras y textos, pierde bastante el interés. Posiblemente, ni tenga ni quiera perder el tiempo en leer líneas y líneas de contenido.

Por tanto -y por eso mismo-, desde Mittum siempre te insistimos en que trates de que tus mensajes sean lo más visuales posible (incluyendo texto, sí, pero poco. Y más vídeos, imágenes, GIFs, etc.)

5.- Comunicación de ofertas ya expiradas

¡¡Por supuesto que esto no puede pasar!! Digamos que esta es, sin duda alguna, la regla de básica que ninguna marca debe saltarse. Por nada del mundo puedes comunicar algo a tu comunidad de usuarios y que, cuando estos accedan -interesados por tu contenido, para proceder a su compra- ya no tengan disponibilidad de disponer de ello. Por ejemplo, imaginémonos que dispones de 10 productos que vas a regalar a tu comunidad de usuarios ligados a una compra determinada, pero -como bien decimos- solo dispones de 10. Bien, eso deberías avisarlo desde el principio «*Solo los 10 primeros usuarios», porque de lo contrario, si acceden a tu mensaje y quieren efectuar la compra -para ganar el regalo- y resulta que ya está expirada la promoción, te aseguro que se molestarán de que les hagas perder el tiempo. Así que, ¡cuidado con eso, amigo emarketer!

Suscríbete a nuestra newsletter He leído y acepto la política de privacidad

¡Contacta con nosotros!




He leído y acepto la política de privacidad

¿Qué empresa trata sus datos? MITTUM Marketing Relacional S.L.
¿Por qué tratamos los datos que le pedimos? Tratamos sus datos para poder prestarle nuestros servicios y enviarle información sobre nuestros productos y servicios.
¿Cuál es la legitimación para este tratamiento de sus datos? Estos datos son necesarios para llevar a cabo la prestación de los servicios que haya solicitado a través del Sitio Web.
¿Se van a hacer cesiones o transferencias con sus datos? No, sus datos no serán objeto de cesiones a terceras empresas.
¿Se utilizarán sus datos para hacer perfilados o segmentaciones? MITTUM Marketing Relacional S.L. podrá utilizar técnicas de profiling para poder ofrecerle publicidad acorde con sus intereses.
¿Tiene dudas? Tanto si tiene alguna, o sugerencia, como si quiere darse de baja póngase en contacto con nosotros enviando un email a la siguiente dirección: hola@mvtechs.net